martes, 24 de noviembre de 2009

Aquellos maravillosos 80


Tras largos años de investigación y trabajo de campo he logrado desvelar las siguientes incógnitas: Alaska es el eslabón perdido de la cadena evolutiva y los 80 fueron una mierda.

Sí niños, no os estoy engañando, todas esas batallitas que vuestros papás os han contado sobre “La Movida” no respondían a ningún tipo de reivindicación social aunque sea eso mismo lo que ellos se quieren creer. Lo siento por los que vistieron hombreras, por las chapitas de la cara sonriente, los adoradores de Naranjito, las locas, los sintetizadores y la retrasada de Cindy Lauper pero lo suyo era, simple y llanamente, moda.

Y es que, en los últimos años, resulta abrumador el coñazo de exaltación que se está dando en determinados círculos con esta casposa década que nos ha dejado para la posteridad grandes joyas del cine como Conan el Bárbaro, El Guerrero Americano 1 y 2, Desaparecido en Combate… Incluso se llegó a emitir hace no tanto en telecinco una serie basada en la época que, si no recuerdo mal, tuvo unas tres semanas de emisión.

Mientras, los defensores de los 80 en España parecen querer convencernos de que la Muralla China, las Meninas y las obras de Shakespeare fueron inventadas entonces, a pesar de que si buscas en la red de redes las cosas más características de “La Movida”, es casi seguro que vas a acabar topándote con esto:



En la música, como señala mi amigo Javier Perales en su libro “La Iconografía de la Cultura del Rock” (altamente recomendado) con los 80 llegarán “tiempos de mercantilismo absoluto, carencia de talentos y expansión de grupos y solistas de un solo hit” en la que será “sin duda, la década de mayor frivolidad musical desde la génesis de la iconografía pop.”

Probablemente en este preciso momento, impresionantes ejércitos de gebimentales estarán poniendo el grito en el cielo y clamando a Odín por la blasfemia que se presenta ante sus ojos al leer este texto. Pero no os preocupéis, los gebimentales quedáis excluidos de cualquier crítica. Las melenas, los músculos untados en vaselina y las mallas no tienen nada que ver con la moda y el comercialismo, faltaría más.

Por suerte, toda norma tiene excepciones y ésta también. Por ello hay que reconocer el mérito de algunas obras y (aunque sean pocos) artistas propios de los 80 y “La Movida”, como son Blade Runner de Ridley Scott en el primer caso y Siniestro Total en el segundo, atreviéndose incluso a reírse de toda aquella parafernalia de la época en la que estaban metidos. Si nos ponemos, seguro que nos salen algunos ejemplos más.

Así pues, si alguna vez os vuelven a decir que aprendáis de los 80, decidles que se estudien esto. Sólo con la portada ya deberían tener para una temporada.

10 comentarios:

Pedro de Mingo dijo...

Totalmente de acuerdo!

anavalor17 dijo...

oyeeee y no nombraís a los fraggle rock? acaso no eran ellos ochenteros? con su incitación al consumo de pastillas tan de la época, sino mirar este video.

http://www.youtube.com/watch?v=1yLKAnNwoVg

si si dame másssssss dame más pastillassssssss

Super Timor dijo...

La idea era centrarse en la movida y la caspa que reinaba en los ochenta.

Cecilia dijo...

Ummmm...
Yo no estoy de acuerdo. Y no es que me fascinen los 80.

Super Timor dijo...

La movida fue una pantomima guste o no, la verdadera revolución no estaba entre ese círculo, si no más bien en el de gente como los Siniestro Total ya mencionados, Los Enemigos, Leño etc.

Si en el artículo me meto con todo eso es porque me cansa estar constantemente oyendo lo revolucionarios y transgresivos que fueron los años ochenta, que lo único que tenían era marqueting, frente a la verdadera innovación artística y cultural que se inició en los 60 y 70.

Si lo que quieres es decirme que en los 80 también hubo cosas buenas, de acuerdo, en el mismo artículo lo defiendo. Pero lo que no quiero es pasar por el aro de toda exaltación absurda que se está haciendo hoy en día con una década que en la generalidad lo único que trajo fue moda y comercialismo.

Cecilia dijo...

Toda opinion es respetable. Y la mia es esta: no estoy de acuerdo con quien haya escrito esto.
"La movida fue una pantomima guste o no." Esa es tu opinión. Nada más. Porque ni tú, ni yo, ni nadie está en poder de la verdad.

Hubo más cosas a parte de Siestro Total, leño o muchos otros. Cada uno se liberaba de las cadenas como quería, sabía, o simplemente podía.

Las hombreras, las minifaldas, y un larguísimo etcétera, son hoy producto de la moda y del mercantilismo (como dices). Pero ahora. No antes.

Porque las hombreas, las melenas o las mallas era algo más que eso. Era lo que representaba.

Quizá hoy nos quede muy lejos y no lo entendamos. O quizá en nuestra mente han sembrado tanta publicidad que no vemos más alla. Nos pasa a todos.

Solo estoy dando mi opinión, la cual no tiene porqué coincidir con la tuya.

Super Timor dijo...

Las opiniones son respetables, desde luego y precisamente por eso lo interesante cuando dos personas tienen una distinta es debatir, sin necesidad de ningún tipo de enfrentamiento, sólo la exposición de ideas.

El problema está precisamente en eso, en los 60 y los 70 la revolución estaba en las calles y en cuanto a la cultura y el arte en la innovación, es decir, el crear algo único que nadie más hubiese hecho antes. En los ochenta sin embargo nadie innova, todos se visten con mallas, hombreras o melenas y quieren considerar y llamar a eso revolución.

Y a eso precisamente me refería, desde luego que si quieres llamar revolución a ponerse unas hombreras y cantar "horror en el hipermercado" o "disco ibiza locomía" estás en pleno derecho, pero en ese caso no hablamos el mismo idioma.

Yo le llamo revolución social a salir a las calles y a hacer cosas nuevas, siendo lo que quieres ser y no lo que el colectivo de la mayoría en tu época te dicta.

Los Beatles grabaron en el 67 un disco que todavía hoy en el 2009 nadie ha conseguido imitar a nivel de producción. Eso es revolucionar e innovar.

Timorato dijo...

Pues yo estoy con Cecilia, los 80 fueron una revolución. Los 80, sin lugar a duda revolucionaron el concepto de hortera, que creíamos ya insuperable. Revolucionaron las mentes de un monton de gente, pues consiguieron vender por buena música toda esa bazofia, y cambiaron el concepto de calidad.

Además, los 80 añadieron una nueva ejemplificación del esperpento valleinclanesco, a ver si os creeis que eso es facil; toda una revolución literaria, literalmente.

Por supuesto que las hombreras, las chapas y toda esa parafernalia no era un producto de la moda, aunque los diseñadores me parezca que tienen un gusto exquisitamente horrible, jamás podría pensar que llegarían a diseñar algo así. Indudablemente se fueron todos de vacaciones a principios de los 80 ¿Cabía alguna duda? Claro, la gente empezó a vestirse por si misma, a innovar, a evolucionar en su forma de vestirse... aunque claro, la evolución tambien tiene sus ratoneras.

Cecilia dijo...

Yo no estoy hablando de esa revolución innovadora de la que tú hablas. Unos lo harían y otros no. Como en todo.

Hablo del cambio de mentalidad. Del corte a la correa que hacía demasiado tiempo que llevaban.

Pudieron hacerlo bien o mal, mejor o peor, te puede gustar, o repudiar. Pero tiene su valor y su razón de ser.

Y por eso no estoy de acuerdo con lo que arriba se escribe. Porque es muy fácil criticar algo que no se conoce. Y mucho más si solamente se tiene en cuenta la estética (que para los demás vale, pero a mi que no me critiquen. Faltaría más!) o "disco ibiza locomía".

Hay que preocuparse por mirar más allá de la punta de nuestra nariz, porque a lo mejor nos sorprendemos. De hecho os lo recomiendo. Las cosas se ven de otro color.

=)

Super Timor dijo...

Hombre pues mira, en eso en concreto si estamos de acuerdo. Los ochenta en España trajeron consigo el fin de una dictadura, que no es poco. Después de eso, la gente se liberalizó y se pudieron hacer muchas cosas que durante años, gracias a nuestro amigo Paco, estuvieron prohibidas.

Ahora bien, dentro de esa liberalización la gente probablemente no se dió o no se quiso dar cuenta de que la mayoría era fachada, igual que ahora los enanos se ponen el pelo de punta con gomina Loreal y se llaman a si mismos punkis.

Por otro lado, fuera de España, los ochenta fueron casi al 100% moda y mercantilismo.

Como bien dices, no se puede estar de acuerdo en todo, pero a pesar de ello me alegro de que nos sigas visitando y comentando lo que te apetezca por aquí :)

Publicar un comentario