jueves, 26 de noviembre de 2009

Los surfistas nazis deben morir

Según el teorema de los infinitos monos si uno de éstos pulsase teclas al azar en una máquina de escribir durante un periodo de tiempo infinito podría llegar a escribir cualquier libro que se encontrase en la Biblioteca Nacional Francesa. Dejando a un lado las opiniones acerca de los que dedican alguna parte de su vida a estudiar esta clase de cosas (tócate los cojones), estrenamos nuestra sección "Peor imposible" con algo que creemos es un experimento similar.

Y es que, si el guión de ésta película no fue realmente escrito por unos simios, lo más ligth que debería hacerse con los artífices de semejante basura sería volarles la cabeza con una escopeta recortada cargada de balas explosivas.

“Los surfistas nazis deben morir” es una de las grandes obras maestras que nos han dejado nuestros queridos años 80. Tenemos todos los ingredientes necesarios para crear una mierda del tamaño de un caballo: nazis, surf, tías de escote apretado, sangre (de pichiglás) y samuráis. Tan sólo con el visionado del primer minuto del filme podemos hacernos una idea de la aberrante pesadilla que se nos avecina:



A partir de aquí todo continúa con una serie de bizarros acontecimientos a los que sus creadores han querido llamar “argumento”: Adolf (nombre original donde los haya), el líder de los surfistas nazis, se convierte en el führer de la playa, una morena enseña las tetas, aparece un tipo negro que es asesinado por los nazis con un ¿garfio? ¿aleta?, una rubia enseña las tetas, salen unos surfistas samuráis y los nazis se los cargan, una rubia y una morena enseñan las tetas, la madre del tipo negro se compra una pistola, y ya no os cuento más a ver si voy a arruinaros el sorprendente final.

La banda sonora está hecha por un subnormal con un teclado Casio, las coreografías de lucha son un trabajo supervisado por Chiquito de la Calzada, los efectos especiales están patrocinados por Supermercados BM y el vestuario por Todo a Cien, los diálogos son obra de David Hasselhoff y M.A. Barracus y la escenografía de Plastidecor. O al menos eso creo.

Por todo esto y mucho más “Los surfistas nazis deben morir” entra por la puerta grande al salón del mal gusto y nos llena de orgullo y satisfacción poder presentarla entre nuestros aspirantes al número uno de "Peor imposible".

Luego no digáis que no os lo advertimos…

11 comentarios:

anavalor17 dijo...

Jajajaja no he visto la peli pero tienta eh? tienta jajaja sobre todo si la rubia y la morena enseñan las tetas jaja

Super Timor dijo...

Hombre, casi la dan el oscar por eso jaja.

Cecilia dijo...

Madre mía...

O_O

Super Timor dijo...

Y esto no es nada, esperad a ver las demás películas que van a aparecer en esta sección.

Cecilia dijo...

No pueden ser peor que esto... xD

Super Timor dijo...

No nos subestimes... xD

LoKoO dijo...

Tengo esa pelicula y recomiendo que NO la veas.

Super Timor dijo...

Ya la hemos visto, tratamos de encontrar la peor xD.

Mr . A dijo...

Las producciones de Troma no se distinguen por su buen gusto ni por su refinado sentido del humor.

Como buen friki, le guardo un cierto respeto a algunas de sus producciones, como El vengador tóxico en sus cuatro entregas y El monstruo del armario (que precisamente es su película menos tromática), mas que nada porque recogen un cierto espíritu de la serie B norteamericana que le gusta a la white trush, no en vano en el vengador toxico IV los abortistas eran objeto de las bromas de Kaufman y su pandilla.

Los surfistas nazis , otra de sus producciones mas emblemáticas repetida hasta el hartazgo por el Ono en sus tiempos de Canal 18 , es de las que no he visto nada mas que a trozos , aunque me ha recordado a producciones como la naranja Mecánica (ese tipo con el Bombin ) o a The Warriors . hablando desde el desconociendo , pues como digo no he visto la pelicula completa me da la impresión que la fama de esta película se debe a su , digámoslo ya , genial titulo tanto en Castellano como en Ingles.

Super Timor dijo...

Lo del tipo con el bombín es el sumun jaja. A mi también me recordó a la Naranja Mecánica.

Lo del título seguro, nosotros la vimos por todo lo que nos reímos después de leerlo.

Anónimo dijo...

pues que quieres que te diga--a mí me mola un montón--toma, toma, toma...esos chavalotes en la playa, el jefazo,,,me hacen hervir la sangre y me dan ganas de salir a matar...ah

yolanda la vámpira je je

Publicar un comentario